fbpx

¡Abstenerse Agencias! Lo que ninguna agencia te ha dicho y seguramente no quieres escuchar

En el vertiginoso mundo del mercado inmobiliario, es común encontrarse con inmuebles que parecen haberse convertido en parte del paisaje urbano. Anuncios que llevan meses, e incluso años, en venta sin que nadie parezca interesado. ¿Por qué sucede esto? ¿Qué están haciendo mal los propietarios?

Hoy te contaré la historia detrás de muchos de estos anuncios que, paradójicamente, terminan siendo presa de las mismas agencias que inicialmente intentaban mantener a raya.

 

El Dilema del propietario: No quiero pagar honorarios de agencias

Imaginemos una situación común: Un propietario decide vender su casa y, en un intento por ahorrarse comisiones y tener un mayor control sobre la venta, coloca un anuncio en un portal inmobiliario con una frase que se ha vuelto casi icónica en el mundo inmobiliario: «Abstenerse Agencias». El objetivo parece claro: atraer compradores directos y evitar intermediarios.

Sin embargo, lo que a menudo sucede es todo lo contrario. Aunque los propietarios tienen la intención de tratar directamente con compradores interesados, lo que realmente ocurre es que solo atraen a las agencias inmobiliarias. En lugar de recibir llamadas de personas que buscan una nueva vivienda, sus teléfonos suenan constantemente con agentes inmobiliarios ofreciendo sus servicios.

 

La Promesa de las Agencias Inmobiliarias

Las agencias inmobiliarias, al ver un anuncio que dice «Abstenerse Agencias», parecen sentirse desafiadas y están dispuestas a lograr la captación a toda costa. Por lo tanto, contactan al propietario y le hacen una promesa que parece demasiado buena para ser verdad: «Tenemos compradores interesados en su propiedad».

Esta promesa suena tentadora para los propietarios que, aunque no desean involucrar a las agencias, están ansiosos por vender su inmueble. Entonces, sin firmar exclusivas y sin pagar honorarios por adelantado, muchos propietarios acceden a permitir que las agencias publiquen el anuncio y les lleven posibles compradores. La condición, sin embargo, es que los honorarios de la agencia deben ser incrementados al precio de venta. ¿Alguien compraría a un precio mayor si puede contactar directamente con el propietario y pagar un precio inferior? 

Con el tiempo, el vendedor termina aceptando que la mayoría de las inmobiliarias de la zona comercialicen su inmueble.

 

Inmueble Quemado y Anuncios Mega Repetidos

La consecuencia de esta situación es que los anuncios del inmueble se multiplican en los portales inmobiliarios con fotos de baja calidad. Lógicamente ninguna inmobiliaria invertirá dinero en un reportaje profesional, ni se molestará en mejorar la puesta en escena de la vivienda con un Home Staging, si se puede beneficiar de su trabajo e inversión otra agencia. Así que las mismas agencias repetirán una y otra vez los mismos anuncios, haciendo que los posibles compradores los vean tantas veces que pierdan interés. El mercado inmobiliario se satura con inmuebles similares, y los anuncios se vuelven invisibles entre la multitud.

 

Descontrol Total del Proceso de Venta

La proliferación de anuncios de la misma propiedad también crea un descontrol total en el proceso de venta. Los propietarios no pueden rastrear quién está interesado de verdad en su inmueble y quién no. Además, al haber múltiples intermediarios involucrados, la comunicación se vuelve caótica. En estas situaciones en el caso de que aparezca algún interesado que realice una oferta, pueden surgir problemas como que el inmueble sea señalizado al mismo tiempo en distintas agencias. Una situación bastante molesta.

 

La Solución: Confía en un Buen Agente Inmobiliario

Entonces, ¿Cuál es la solución para evitar que tu inmueble se convierta en uno de esos anuncios eternos que parecen quemados? Para empezar desactiva los anuncios. Pide a las inmobiliarias que hagan lo mismo y deja que pase un tiempo antes de volver a anunciar el inmueble.

Y a continuación, elige a un buen agente inmobiliario y confía en él. Necesitarás un agente experimentado que se comprometa con la comercialización de tu inmueble y que plantee desde cero una estrategia de venta adecuada. Tendrá conocimiento del mercado y sabrá cómo destacar tu propiedad entre la competencia. Además, se encargará de todas las tareas relacionadas con la venta, desde la publicidad hasta la negociación y el cierre del trato, lo que te ahorrará tiempo y esfuerzo.

En lugar de dejar que múltiples agencias inmobiliarias compitan por tu propiedad y la conviertan en uno de esos “inmuebles quemados”, contrata con un solo agente de confianza que te brinde un servicio personalizado.

 

 

Comparte en tus redes sociales...

Quizá también te interese leer…