fbpx

Gastos en la venta de tu vivienda, deducibles en el IRPF

Al vender una vivienda, es importante tener en cuenta los gastos asociados a esta transacción. Afortunadamente, algunos de estos gastos pueden ser deducibles en el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF), lo que puede ayudarte a reducir la carga fiscal de la venta. En este artículo, te proporcionaremos una guía completa sobre los gastos de venta de tu vivienda que puedes deducir en el IRPF.

 

Gastos de intermediación inmobiliaria

Cuando vendes una propiedad, es común contar con los servicios de un intermediario inmobiliario, como una agencia o un agente. Los honorarios pagados a estos profesionales por sus servicios son deducibles en el IRPF. Es importante conservar la factura o el contrato de servicios, ya que necesitarás estos documentos para justificar la deducción.

 

Publicidad y promoción

Los gastos relacionados con la publicidad y promoción de la venta de tu vivienda también son deducibles. Esto incluye la inversión en anuncios clasificados, marketing digital, folletos y cualquier otro medio utilizado para promocionar la venta de la propiedad. Al igual que con los gastos de intermediación inmobiliaria, asegúrate de conservar los comprobantes de pago correspondientes.

 

Tasación y certificados

Antes de la venta, es posible que necesites obtener una tasación de la vivienda u obtener certificados, como el certificado energético o el certificado de estar al corriente en los pagos a la Comunidad de Propietarios. Los gastos asociados con estos servicios son deducibles en el IRPF. Sin embargo, ten en cuenta que solo se considerarán deducibles los gastos realizados dentro de los doce meses anteriores a la fecha de venta.

 

Gastos notariales y registrales

Los gastos notariales y registrales también entran en la lista de deducciones permitidas. Estos gastos incluyen los honorarios del notario por la escritura de compraventa, y el coste de la inscripción en el Registro de la Propiedad, en el caso de que hayas tenido que asumirla. Para obtener la deducción correspondiente, deberás conservar las facturas y recibos de pago de estos servicios.

 

Cancelación de hipoteca

Si vendes tu vivienda y tienes una hipoteca, los gastos asociados con la cancelación de la hipoteca también pueden ser deducibles en el IRPF. Estos gastos pueden incluir comisiones bancarias, gastos de notaría y los honorarios del registrador de la propiedad. Al igual que con los demás gastos, deberás guardar los comprobantes de pago para justificar la deducción.

 

Gastos de rehabilitación y mejora

Si has realizado obras de rehabilitación o mejora en la vivienda antes de venderla, algunos de estos gastos pueden ser deducibles. Sin embargo, debes tener en cuenta que solo serán deducibles las mejoras realizadas dentro de los tres años anteriores a la venta y siempre que hayan sido realizadas por profesionales debidamente acreditados. Además, la deducción solo se aplicará si se puede demostrar que las mejoras han aumentado el valor de la propiedad.

 

Gastos financieros

En algunos casos, es posible que hayas tenido que solicitar un préstamo o una hipoteca para llevar a cabo la venta de tu vivienda. Los gastos financieros asociados a estos préstamos, como los intereses pagados, las comisiones bancarias y los gastos de tasación, pueden ser deducibles en el IRPF. Es importante conservar los documentos que respalden estos gastos para poder beneficiarte de la deducción correspondiente.

 

Plusvalía municipal

La plusvalía municipal es un impuesto que grava el incremento del valor del terreno urbano en el momento de la venta. Sin embargo, en determinadas situaciones, es posible que puedas deducir este impuesto en el IRPF. Por ejemplo, si vendes tu vivienda a un precio inferior al que la adquiriste, es posible que puedas acreditar una pérdida patrimonial y deducirla en tu declaración de impuestos. Es recomendable contar con la asesoría de un profesional para determinar si cumples con los requisitos para esta deducción.

 

Gastos de cancelación de deudas

Si al vender tu vivienda cancelas deudas pendientes, como anotaciones de embargo, o cualquier otra carga que grave la vivienda, tales como condiciones resolutorias, descalificación de la vivienda, etc.., los gastos relacionados también pueden ser deducibles en el IRPF. Esto incluye comisiones bancarias, gastos notariales y cualquier otro coste incurrido en el proceso de cancelación. Recuerda conservar los documentos que respalden estos gastos.

 

Gastos de gestoría

En ocasiones, es posible que hayas contratado los servicios de un gestor o una gestoría para que te asistan en los trámites administrativos relacionados con la venta de tu vivienda. Los honorarios pagados a estos profesionales también pueden ser deducibles en el IRPF. Asegúrate de contar con la correspondiente factura o contrato de servicios para respaldar tu deducción.

 

Sin embargo, es importante tener en cuenta que las leyes fiscales pueden cambiar y que la interpretación de las mismas puede variar según tu situación particular. Por lo tanto, te recomendamos que consultes a un asesor fiscal o a un profesional especializado en impuestos para obtener una asesoría personalizada y actualizada antes de tomar decisiones financieras importantes.

Comparte en tus redes sociales...

Quizá también te interese leer…